App Sympla
Baixe agora

Naciente placer

O evento já encerrou...

Ver evento

explore outros eventos como esse

Evento encerrado

Naciente placer

narcix - barcelona, SC
31 de dezembro de 2017, 20h - 01 de janeiro de 2018, 00h

Ingressos

free
Grátis
Vendas até 31/12/2017
Encerrado

Descrição do evento

Sin duda alguna, aquel hombre que por primera vez recibe el "si" de una mujer para penetrarle por el culito, aun cuando haya leído y estudiado "teóricamente" el como hacerlo, la excitación y exaltación mayúsculas le traicionaran; si, en "ese momento" solo existe el deseo de ese placer prohibido y tan poco permitido por las mujeres; eso fue lo que viví y ahora les cuento.

Jess es una mujer ardiente, no es una mujer común y no me refiero a su físico, que sinceramente es casi perfecto, no, su originalidad radica en su forma de ser, abierta, directa, pero sin caer en la vulgaridad, es selecta, elegante, fina si se lo propone y su juventud le convierte en una mezcla explosiva que solo unos cuantos hemos podido aceptar. Francamente no se como ella se fijo en mi, yo, soy un hombre común, me gustan las mujeres, y mi vicio es el placer, quizá, solo quizá eso haya sido lo que nos unió, la respuesta solo ella la sabe, porque al final ella es mujer y como tal la complejidad es su esencia.

Pero les cuento "esa primera vez": Jess y yo, éramos en ese entonces amigos, con derechos (poco claros por cierto) pero el sexo era placentero, ya comenzaban a mostrarse los indicios de gran placer que nos llevarían a vivir muchas cosas. Pero me estoy perdiendo, disculpen si la emoción me gana y por momentos me adelanto, antes que otra cosa, déjenme describir físicamente a Jess, ella es de estatura media, 1.67 m. aproximadamente, tez blanca, ojos de un verde seductor, nariz delgada, mediana, ceja semipoblada y un lunar cerca del labio superior muy cerca de la comisura izquierda que acentuaba la sensualidad en su rostro, simplemente un rostro bello con una mirada sensual, muy cautivadora, y ella lo sabe, es orgullosa de lo que una mirada suya con aire de ternura e indefensión provoca en cualquier hombre, de su cabello puedo decir que me sorprende, no entiendo como una mujer puede verse también como ella, ya sea de pelo corto, largo, ondulado, con trenzas tipo rastas, de color rubio, negro, caoba, en fin, cambiante y siempre bella.

Su cuerpo es perfecto, en verdad, lo primero que resalta son sus senos, siempre altivos, redondos; 36 D, una medida que de solo recordar me roba el aliento. Delgada, vientre plano, cadera marcada sin exagerar, y piernas delgadas pero firmes; en resumen y sin exagerar una bella mujer con un bello cuerpo, sensual y seductora.

Todo comenzó un viernes por la tarde en que salimos a tomar un café, como siempre la charla amena y la coincidencia de pensamientos hizo que pasáramos un momento agradable, después de caminar un rato ya por la tarde noche por el centro de la ciudad, le pedí que me acompañara a mi casa, así lo hicimos, subimos al auto y me dirigí a i casa, puse un poco de música soft y el ambiente comenzó a impregnarse de deseo y sensualidad, la oscuridad de la noche intensificó el ambiente, sus miradas sonrientes y de malicia empapadas en lujuria erotizaron cada parte de mi cuerpo, ella se limitaba a sonreírme y acercarse un poco mas a mi mientras yo conducía.

Su mano izquierda comenzó a acariciar mi pierna mientras yo trataba de concentrarme en el amino sin dejar de disfrutar las caricias y roces de su mano cerca de mi entrepierna, un semáforo y el alto total fueron mi consuelo, ella simplemente comenzó a rozar mi miembro, la tela era lo único que se interponía entre su mano y mi piel, entre sus uñas y mi ser; las personas en los demás autos a mi alrededor me impedían demostrar y acariciar abiertamente su cuerpo, solo tome su rostro con mi mano y jugué lentamente con sus labios, recorriéndolos, sintiendo incluso como la sangre se agolpaba en ellos por la excitación que su corazón vivía.

El camino fue largo, solo rogaba para mis adentros que en mi casa no estuvieran mis padres y para mi fortuna así fue, al llegar todo se encontraba a oscuras, entramos e hice lo que sabia a ella le excitaba, ignore lo que minutos ates ella había iniciado y como si no hubiese pasado nada le invite a pasar, no me abalancé sobre ella, ya en la sala comencé a platicar sobre algunas cosas sin importancia y justo cuando ella pensó que mi excitación estaba olvidada, la tome fuertemente entre mis brazos y bese su cuello, su rostro se encendió, sus manos tocaron mi espalda, intentaban arañarme, comencé a despojarle de sus ropas mientras ella también hacia lo mismo con las mías.

La respiración entrecortada de ambos y nuestras miradas de pasión nos invitaban a desnudarnos prontamente, ella deseba sentirme y yo deseaba sentirla, su ultima ropa, un bra de media copa y una tanga ambas de color negro, me dejaron boquiabierto, la respiración se me fue por un segundo, sus senos se mostraban exuberantes, su respiración les hacia verse con vida propia, como intentando salirse del sostén que les aprisionaba, les ayude, un broche en el frente, hizo mas intenso el salto de sus senos, sus pezones altivos y firmes me invitaron a probarles, pero me frene, a veces el placer es mas intenso cuando lo deseado es prohibido y me prohibí al menos por unos segundos gozar de ellos; quise quitarle su tanga, pero un movimiento de ella, arrodillándose ante mi, hizo que no me moviera, sabia que ahora le tocaba a ella quitarme lo único que faltaba, el bóxer.

Lentamente comenzó a quitármelo, resbalando el bóxer desde atrás desde mis nalgas, solo para que mi pene fuera lo ultimo que detuviera al bóxer, además de que a ella le fascinaba ver mi pene siendo aprisionado por el bóxer solo para que el resorte lo jalara hacia abajo y la erección de mi pene al liberarse del resorte hiciera mover violentamente mi pene de arriba abajo como un resorte, esa sensualidad juguetona siempre me excito de ella.

Una vez que estuve desnudo ella se levanto sin tocarme y volteándose se quito lentamente su tanga, me dejo disfrutar a la vista ese trasero que me quitaba la respiración, me acerque por atrás y comencé a besar su cuello y espalda, la tibieza de su piel intensificaron su aroma, la excitación crecía cada vez mas y mi pene se resbalaba entre sus nalgas, mi intención no fue penetrarle en esa pocisión, así que con caricias y movimientos le invite a girarse para recostarnos en el sofá, pero con sus intensos ojos verdes me miro y me dijo "¿¿quieres penetrarme por mi colita??"

Enmudecí, nunca pensé me lo preguntaría, nunca pensé ese seria el día que yo lo experimentaría, así que solo asentí son un movimiento de cabeza rayando en lo estúpido y ella sonriendo se coloco de rodillas sobre el sofá, separo sus piernas y arquero su cuerpo, a pesar de su edad ella ya había experimentado esos placeres antes y sabia lo que hacia, yo en cambio me quede pasmado frente a ella con una erección a tope, con un deseo frenado por la ignorancia y aun cuando quise repasar lo que había leído y escuchado sobre el sexo anal solo atinaba a pensar en esa culito y su cuerpo arqueado dispuesto a darme placer.

webcam porno
webcam chicas
webcam gay
parejas liberales
cam porno
travestis webcam
webcam sexo
porno gratis
petardas
xvideos
redtube
xnxx
fotos porno
videos porno gay
videos lesbianas
videos zoofilia
comics porno
videos hentai

No lo pensé mas y me acerque, mi pene estaba mas duro que nunca, de un color intenso lo cual me erotizo mas pues el contraste de su piel blanca y lo moreno de mi piel era una combinación que me pareció perfecta, tome mi pene y lo dirigí a su culito, mi pene circuncidado ya estaba emanando lubricante, así que comencé a hacer pequeños círculos en la entrada de su anito, preparando la embestida; la intensidad del momento me hicieron olvidar la delicadeza y comencé a penetrar, ella sabia de mi deseo y entendió mi inexperiencia, así que me dijo "…suave, por favor, primero suave…", así lo hice, pero ella comprendió que hacia falta lubricar mas y me pregunto si tenia yo algún lubricante, no pensaba salirme de ella, no quería, así que mire a mi alrededor y encontré una crema humectante de manos, le pregunte si eso estaría bien y dudando un poco me dijo que la usara, saque mi pene y rápidamente le puse un poco.

Ella no se movió, seguía en esa pocisión sumamente excitante con su espalda arqueada que le hacia parar mas su culito; ya lubricado mi miembro lo coloque a la entrada de su culito y volví a penetrar casi medio tamaño de mi verga, ella suspiro y me la pidió toda, eso me prendió y así lo hice, pude sentir la tibieza de su culito y como la dilatación de su anito me recibía, mas y mas placer era lo que vivía, no lo podía creer, esa mujer, ese pedazo de mujer era mía, estaba dominada, estaba ahí, recibiéndome, la tome de su cadera y comencé a moverme a ritmo lento, ella solo gemía y empujaba sus nalgas contra mi, con una mano comencé a recorrer su espalda y aquellas caricias solo intensificaron su placer, y con el de ella el mío, o ¿acaso no excita mas el placer que otorgas, que el recibido?.

El ritmo se acelero, sus nalgas chocaban contra mi pelvis y mis testículos rozaban su vagina, ella pedía embestidas mas fuertes y yo se las daba, nuestra respiración era acompasada pero rápida, los ruidos de nuestros cuerpos y respiración se escuchaban con esa arritmia que excita; a punto de nuestros orgasmos disminuí el ritmo para favorecer la intensidad de la penetración y pude acercar mi pecho a su espalda, solo para poder rodearle con una mano y disfrutar de sus senos que se acompasaban al choque de sus nalgas y se mecían violentamente, aquello hizo que el éxtasis en ambos se mezclara y con exclamaciones ahogadas a media garganta ella termino solo para hacerme sentir vivo con un orgasmo de dimensiones hasta ese momento desconocidas, esa energía viva nos lleno y solo nos quedo el pequeño vacío de silencio en nuestros tímpanos, la exaltación de nuestra respiración y la humedad aun tibia de nuestra transpiración.

Tome un poco de fuerza para retirar de ella mi pene semirrecto y al salirme pude ver lo dilatado de su culto y como poco a poco su esfínter se cerraba, ella solo se recostó boca abajo en el sofá y con un suspiro me miro tiernamente mientras yo aun de pie le veía, sin entender que desde ese día, ella me entregaría miles de momentos de placer y cosas que jamás pensé yo con ella exploraría.

Sobre o produtor

Local

narcix
paseo de gracia
barcelona, SC

Ver mapa

Login

Esqueceu sua senha? Clique aqui.

Recuperar senha

Confira seu e-mail

O endereço indicado receberá um e-mail com instruções de como criar uma nova senha.

Criar conta

Ao me cadastrar, concordo com os Termos de uso e Política de privacidade da Sympla

Confira seu e-mail

Acesse seu e-mail e clique no link de confirmação.