El intercambio

solero - barcelona, PE
31 de dezembro de 2017, 16h-21h30

Compartilhar:

Ingressos

free
Grátis
Vendas até 31/12/2017
Encerrado

Descrição do evento

Después de casi 14 horas de autobús, por fin he llegado al albergue juvenil. Tengo dieciocho años y me dispongo a pasar el mes de agosto en un intercambio para aprender idiomas. Me encuentro en el albergue juvenil de la localidad francesa de Amboise. Mis padres han pagado lo suyo para que yo ahora pueda disfrutar de esta oportunidad, además de pasar todo el mes en el albergue en una habitación individual con baño.

Tras solucionar los primeros problemas con la recepción, me instalo en mi cuarto y dejo la mochila con todo el equipaje sobre la cama. Entro en el baño y me echo agua a la cara para refrescarme después del viaje agotador. Son las dos de la tarde. Me decido a explorar el albergue en busca del comedor. Parece muy completo: muchas habitaciones, una sala de estudio, conexión a internet, un cuarto de estar con televisión, la recepción y el comedor. Entro y tomo una de las bandejas del autoservicio. Paseo por la barra y pido lo que mejor pinta tiene. Al sentarme a comer descubro que la comida no sabe ni la mitad de bien de lo esperado... Como rápidamente y me encamino a mi habitación para descansar un rato.

Al salir del comedor, tras caminar sólo unos pasos, veo a una chica que sale de la sala de estudios con unos libros bajo el brazo. Es verano, hace calor y su ropa deja poco a la imaginación: un vestido de lino, blanco y extremadamente fino se ciñe a su cintura marcando sus caderas y su abultado pecho. Pasa veloz, camina rápidamente mientras los pliegues de su falda me dejan entrever sus piernas tersas y su trasero prominente. Aprecio su tanga gracias a la transparencia del vestido.

Ese momento breve, de escaso un segundo de duración, se me antojó eterno. La sensación de estar fuera del mundo se apoderó de mí, y si en ese momento un camión sin frenos se hubiera dirigido hacia mí a gran velocidad yo habría permanecido impasible, sin mover un músculo.

webcams xxx
cam amateur
webcam sexo directo
chicas webcam masturbandose
livejasmin
cam4
chaturbate
myfreecams
bongacams
sexole
sexy webcam
chat erotico
transexuales webcam
parejas webcam
maduras webcam
jovencitas webcam
latinas webcam
actrices porno webcam
porno mexicano
morritas
porno amateur
porno casero
borrachas
tetonas
colegialas
culonas
incesto
lesbianas
gordibuenas
jovencitas
maduras
putas
mamadas
voyeur
pilladas
orgias

Tras volver a Tierra decidí ir a mi habitación a descansar. Me eché en la cama y me venció el sueño en cuestión de minutos. Tras un tiempo que no sabría determinar (ni creo que sea importante) unos chirridos metálicos me despertaron. Procedían de mi ventana. Me levanté, elevé un poco la persiana y vi que se trataba de las cuerdas de tender la ropa. Cada par de habitaciones compartían un tendedero con cuatro cuerdas, dos por habitación. Instintivamente giré la cabeza y volví a desaparecer del mundo. Ella estaba en la habitación contigua, tendiendo su ropa recién lavada. Todo con mimo, sus calcetines, sus braguitas, todo ordenado y reluciente. Me quedo pasmado de nuevo. El sol del verano cae ahora lateralmente. No lo se con precisión, pero he debido dormir unas seis horas, así que serán al rededor de las nueve. En mi estado de petrificación veo que ella se fija en mi presencia. Me mira y me sonríe, sólo un momento, cortésmente en señal de saludo. Yo, atontado, balbuceo dos chorradas y percibo al instante que no habla mi idioma. El programa europeo de intercambios trae gente de toda la Unión Europea, así que podría ser de cualquier parte del continente...

Avergonzado por tal actuación retrocedo y entro en la habitación de nuevo maldiciendo por mi torpeza. Decidido a pensar en otra cosa organizo el día siguiente en base a los planes de mis actividades dirigidas en la escuela de idiomas.

Voy al comedor, ceno cualquier cosa y regreso a la habitación a dormir hasta el día siguiente. Sin embargo no puedo. Las horas que he dormido por la tarde me han quitado el sueño y pronto preveo que daré vueltas en la cama durante horas. Me levanto y enciendo mi ordenador. Juego un rato, veo el comienzo de una película y reviso mi correo electrónico vía WiFi.

De pronto noto que golpean suavemente la puerta. Me incorporo y me dirijo a abrir. Abro con precaución y veo que ella está al otro lado. Abro completamente y me hace un gesto señalando mi habitación. Me aparto para dejarla pasar y cierro cuando ya está dentro. Su indumentaria es la misma que la de esta mañana, pero va descalza. Su vestido blanco de lino me tiene enloquecido y desearía quitárselo despacio y suavemente. Besar aquella piel morena y caliente. Pero, ¿cómo puedo pensar algo así de alguien a quien no conozco? Me sorprendo a mí mismo dándole dos besos a modo de saludo. Ella reacciona bien. Comienza a hablar en un idioma extraño. No comprendo nada y se lo hago saber con un gesto. Rebusco en mi guía de la región y en un pequeño mapa de Europa le señalo España y después a mí mismo. Ella extiende su dedo índice y me señala Grecia. Luego se señala a sí misma.

Así que es griega... Busco una hoja de papel y escribo con letras grandes y claras: "my name is Andrés". El inglés es la lengua universal, esto no puede fallar. Ella me mira y se ríe. Tiene una risa delicada y fresca, musical. Después ella toma el bolígrafo y escribe: Sophia.

Ese es su nombre, Sophia. Dulce y delicado como ella. Lleva su pelo oscuro atado en una trenza que cae gentilmente por su espalda. Su piel morena y sus ojos negros me intimidan. Noto que me mira de un modo extraño. Se acerca a mí. No hemos mediado palabra, no halamos la misma lengua y sin embargo la distancia entre nosotros es cada vez más pequeña hasta hacerse cero. Sus labios carnosos tocan los míos mientras su lengua se abre paso en mi boca y juega con la mía. Un beso cálido y dulce. Aspiro su olor profundo, su saliva se mezcla con la mía. Pronto nos agitamos y el beso se vuelve duro, bruto y sin suavidad, pero con una carga de sentimientos difícil de expresar. En el lenguaje del erotismo no se necesitan palabras. Ella se aleja de mí y retira los tirantes de su vestido de sus hombros color canela. El vestido cae a sus pies descalzos. Sus pechos desnudos son firmes y tersos, como melocotones suaves y aterciopelados. Lleva un tanga blanco que no cubre por completo su vello público. Al ver que no reacciono se acerca y me quita la camiseta. No puedo creer lo que me pasa y doy gracias a Dios por ese regalo divino. Me quito los pantalones motu propio y quedo en calzoncillos Ahora los dos sólo llevamos nuestra ropa interior y nos fundimos en un beso calmo y cálido mientras con mis manos percibo la suavidad de sus pechos y acaricio la tersa piel de sus nalgas. Las aprieto como si se fueran a escapar, como si ella misma fuera a escapar, la retengo entre mis manos. Amaso esas nalgas tersas pero blandas, deliciosas, que me brindan un espectáculo maravilloso de belleza natural.

Ella se separa de mí y se tumba en la cama, boca arriba. Se quita el tanga y lo tira en el suelo. Su vello púbico es negro y fuerte, denso como la selva. Su rosado clítoris parece querer asomar y me lanzo sobre él a succionarlo con mi lengua y acariciarlo con mis labios. Bebo su dulce néctar y entre sus leves sollozos de gusto y mi respiración agitada mi miembro ha alcanzado su máxima longitud. Me deshago de mis calzoncillos y ella se incorpora para introducirse mi pene en su boca. Nunca en la vida conocí lugar más húmedo y caliente que su boca. Sus labios gruesos y carnosos me apretaban la polla de manera que creía morir.

La separé de mí y ella se tumbó de nuevo. Sin embargo no vine a Francia preparado para estas eventualidades, así que carecía de protección. Ella me vio dudar, y se dio cuenta del problema. Entonces se levantó. De cualquier manera se puso el vestido y salió de la habitación. Regresó a los treinta segundos portando algo en la mano. No lo identifiqué hasta que me lo dio, quitándose el vestido de nuevo. Así a priori se trataba de un frasco pero pronto me percaté que era lubricante. Intrigado la miré de nuevo y vi como se tumbaba en la cama, esta vez boca abajo. No podía creerlo. Quería sentirme dentro de su ano. Me acerqué y abrí el lubricante. Extendí un poco sobre mis dedos y los froté contra su ano. Su textura rugosa contrastaba con su suavidad y su calor. Intenté introducir un dedo dentro de ese oscuro orificio que me prometía la mejor noche de mi vida. Tardó en ceder un poco pero por fin conseguí introducirlo por completo. Lo retorcía en su interior y jugaba con moverlo rápidamente dentro, arrancando de Sophia pequeños gemidos. Estaba apretado dentro de aquel conducto. Era la primera vez que le hacía dedos a una chica por detrás. Lo normal es que te paren o incluso que se sientan incómodas, pero esta me lo estaba pidiendo. De pronto me puse muy bruto. No pude evitarlo, me unté la polla de lubricante y situé el glande en la entrada de su recto. Empujé hasta que entró a la mitad. Gritó. Si alguien había despierto en el albergue la escuchó gritar seguro. Cuando se calmó empujé de nuevo y entró del todo. De nuevo aguardé un momento e inicié un suave movimiento de caderas. Estaba penetrando el ano de aquella mujer dulce y delicada. Me estaba brindando sin conocerme la virginidad de su recto, que ahora apretaba mi polla poporcionándonos un placer que desconocíamos hasta entonces. Ella boca abajo y yo encima de ella, moviéndome cada vez más rápido, ella gimiendo cada vez más alto, casi desgarradamente. Decía cosas en griego que no podía comprender. Ahogaba sus gritos contra la almohada. Su piel perlada de sudor se volvía pegajosa y la mía se adhería a la suya. Nos rozábamos la piel haciendo que los dos viéramos el paraíso. Empujo más dentro de ella, como queriendo estar dentro para siempre, sin importarme dónde estoy. Me lame, la muerdo, la huelo, la toco, me besa, la penetro más fuerte. Alcanzamos un ritmo frenético que no pudimos mantener mucho tiempo. Ella echa la mano a su coño y se lo frota hasta que se corre. Yo no tardo mucho en hacer lo mismo, entre brutales sacudidas vacío mi leche en su recto, ahora suave y viscoso como la miel.

Quedamos rendidos en la cama, jadeantes y sudorosos. Retiro el pene de su dilatado ano. Nunca antes había practicado el sexo anal, y aunque no me habían faltado ganas hasta ahora lo había imaginado algo sucio. Al retirar la polla de su ano completamente limpia se desvanecen estos pensamientos.

Durante mi estancia de un mes en Amboise hicimos el amor muchas otras veces, y aunque haciendo uso de mi escaso conocimiento del idioma pude comprar preservativos en la farmacia, nunca los necesité, pues siempre me lo pidió por detrás.

Sobre o produtor

Comentários

Local

solero
doctor roux
barcelona, PE

Login

Esqueceu sua senha? Clique aqui.

Recuperar senha

Confira seu e-mail

O endereço indicado receberá um e-mail com instruções de como criar uma nova senha.

Criar conta

Ao me cadastrar, concordo com os Termos de uso e Política de privacidade da Sympla

Confira seu e-mail

Acesse seu e-mail e clique no link de confirmação.